D. Francisco de Paula Martí

La Federación Taquigráfica se formó en el año 1903 con un grupo de taquígrafos del Congreso y del Senado de España, siendo su primer presidente y fundador don L. Ricardo Cortés y Velasco, taquígrafo del Senado; tenía su sede en la calle Jovellanos, nº 5, y ahí comenzó su larga singladura profesional de difusión y enseñanza del bello arte “La Taquigrafía”. Posteriormente le siguieron don Joaquín Fernández Cancela, don Juan Soto de Gangoiti, don José Alisedo y Femenia y D. Manuel Lozano Sevilla.

D. Joaquin Fernández Cancela

En la interpretación profesional de la taquigrafía en aquella época, se tenía diversos criterios tecnológicos para la enseñanza de esta especialidad, creándose diversas escuelas y ramas diferentes del método original de Francisco de Paula Martí, lo que condujo a la creación de métodos diferentes con múltiples alternativas, las cuales se fueron asentando en diversos puntos de nuestro país, así como fuera de nuestras fronteras, como por ejemplo Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Cuba, México y Brasil, entre otros, teniendo todo ello como fin el establecimiento de escuelas y métodos distintos dentro de la Taquigrafía Martiniana.

No obstante y a pesar de estos movimientos en la taquigrafía, La Federación Taquigráfica Española siguió fielmente la ruta que habían marcado insignes taquígrafos, algunos descendientes de Martí, como don Sebastián Eugenio Vela, don Francisco de Paula Madrazo, don Ricardo Cortés y Velasco, don Guillermo Flórez de Pando, don Primitivo Fuentes Villaseñor, don Juan Soto de Gangoiti, don Luis Cortés y Suaña, don Carlos González Entrerrios, y don Juan José Moya Aroca, entre otros, continuando la enorme tarea de preparar insignes taquígrafos para las Cortes Generales y otras Cámaras de Representación Autonómicas.

    

Con importantes y certeros estudios y la apertura de signos de preposición y prefijos para la taquigrafía, obra de D. Carlos González Entrerrios el sistema taquigráfico se convirtió en una poderosa herramienta para las Cortes Generales ya que los taquígrafos parlamentarios que han existido, existen y existirán en el futuro, hacen honor a la famosa expresión de “Luz y Taquígrafos”, convirtiéndose en auténticos Notarios de lo que ocurre en la vida política en nuestro país. La Federación Taquigráfica ha contribuido poderosamente a este desarrollo tanto en el pasado como en el presente, manteniendo el más alto nivel taquigráfico registrado en nuestro país.

En el año 1935 se trasladó a la calle de la Cruz, 5 reanudando sus actividades bajo la presidencia de don José Alisedo Femenia, taquígrafo del Senado en aquellas fechas. Después de la Guerra Civil Española, comenzó una segunda etapa, bajo la presidencia de don Manuel Lozano Sevilla, hasta alcanzar el reconocimiento  por parte de las autoridades del Ministerio de Educación y Ciencia de la homologación de los títulos acreditativos de esta especialidad por el Decreto Ley de 27 de marzo de 1943, acogiéndose al SERVICIO ESPAÑOL DE PROFESORADO DE ENSEÑANZAS TÉCNICAS (SEPET), con fecha primeros de mayo de 1953. Posteriormente y con la entrada en vigor de la Ley de Formación Profesional, dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia se derogó dicha ley dejando desamparadas las especialidades de la Taquigrafía y la Mecanografía abandonándolas a su suerte y al esfuerzo de los particulares o instituciones que como La Federación Taquigráfica Española, a pesar de estas circunstancias, continuó su labor impartiendo clases de enseñanza y velocidad profesional a lo largo de 50 años. Pasado este tiempo se anexionó a la Federación Mecanográfica Española.

Hasta nuestros días estas federaciones han estado preparando alumnos en todas las áreas administrativas de nuestro país, participando en las clases de Formación Profesional Iº y IIº Grado de la Rama Administrativa y Secretarial con la implantación de clases y métodos en el Centro de Formación Profesional de Torrejón de Ardoz, (Madrid), dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia, con el Ministerio de Trabajo (INEM), preparación de opositores para los Ministerios de Justicia, Seguridad Social, Ministerios, Comunidad de Madrid, Asamblea de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, e ininterrumpidamente desde hace 25 años, las Cortes Generales (Congreso y Senado de España).

Para no cansar al lector que tenga el gusto de acercarse a leer estas informaciones, le podemos decir como resumen de esta actividad, que son 100 años de profesión, de información, de problemas y altibajos, que se producen como consecuencia de la entrega a una labor pedagógica y profesional no reconocida ni valorada por las autoridades del país, así como la impaciencia y la incomprensión de muchas personas que, seducidos e influenciados por la voraz propaganda de gente sin conocimientos básicos ni profesionales en estas especialidades, confunden a los estudiantes con procesos vanos de alcanzar resultados óptimos y espectaculares en pocas semanas, cuando la realidad es bien distinta. Aún teniendo como tenemos los mejores métodos, se requieren bastantes meses en alcanzar la destreza necesaria de ambas materias para garantizar al alumno-opositor la seguridad de ir a un examen, tanto de oposición como de empresa (cada vez menos) con plenas garantías de obtener el éxito deseado.

Esta Federación ha estado empeñada en esta labor desde los tiempos de su creación, sigue con ello y esperamos que en el futuro pueda seguir haciéndolo, a pesar del intrusismo y la falta de rigor profesional que en estas áreas seguimos observando a nuestro alrededor. No obstante y a pesar de las dificultades que hoy día existen, seguimos en la brecha y seguimos manteniendo nuestro convencimiento de que nuestra labor es especial y del más alto nivel, porque cabe preguntarse cuando alguien te quiere instruir y quiere formarte en determinada área profesional cuáles han sido sus logros profesionales y qué le avala en esa actividad para poder desarrollar sus enseñanzas. En este país no existe ninguna titulación oficial, entre otras cosas porque no saben, porque no les interesa y porque es un verdadero lío establecer si “éste o aquél” dice la verdad en determinada materia. Por ello, sirvan como ejemplo las personas que han estudiado con nosotros, y que hoy día están en la Administración del Estado y la empresa privada y como muestra, valga el éxito obtenido en la última oposición a la Escala Auxiliar Administrativa de las Cortes Generales (hoy Escala Administrativa) en el periodo  2004/2006, julio de este último año, donde nuestra Federación consiguió el 70% de las plazas (sobre la base de 35 plazas ofertadas) obteniendo por quinta vez el número 1 y 6 alumnos de este porcentaje entre los 10 primeros puestos. Las plazas obtenidas están en la Resolución del Tribunal Calificador de 6 de julio de 2005.